El cielo no puede esperar. (2001)

Elizabeth y su esposo Kevin están esperando un bebé a punto de nacer y para evitar disgustos acuden con tiempo al hospital. Sin embargo tras muchas horas de espera nada sucede, sumiendo a la pareja en un estado de pánico. El problema es que Milo se asusta y decide que no quiere bajar a la Tierra. Un ángel guardián, Elmore, se encargará de enseñarle lo maravillosa que es la vida en Nueva York, donde viven sus futuros padres.

Género: Comedia

Año: 2001

Formato: DVDRip

Elenco: Bridget Fonda, Albert Finney, Campbell Scott, Alison Lohman, Anton Yelchin, Hank Harris,

Tal vez te interesen estas otras películas:

Esperando la carroza 2.

En Esperando la carroza 2, la acción transcurre con los preparativos para la gran fiesta de aniversario de Antonio y Nora, una pareja que escaló posiciones económicas y sociales de forma muy poco clara (o sí: tiene un matadero clandestino). Ambos deciden invitar los principales personajes de la sociedad argentina: políticos, artistas, deportistas…...

El pelotón chiflado.

Dos jóvenes, aburridos de la vida, deciden alistarse en el ejército. Pero pronto se dan cuenta de que la vida militar es tan caótica y disparatada como la vida cotidiana. Bajo la influencia de un estricto sargento y de unos compañeros extravagantes, se verán en seguida envueltos en una serie de aventuras.

Coffee Wars

Una barista vegana se enfrenta al mundo en el Campeonato Mundial de Baristas.

The Scribbler [Subs. integrados].

'The Scribbler' nos habla de la joven Suki, muy preocupada por su enfermedad mental. Busca seguir adelante gracias a una máquina experimental que permite eliminar las personalidades múltiples. Antes de que Suki se someta a la citada máquina, le viene un pensamiento aterrador que la obsesiona ¿y si la personalidad que desea eliminar es la suya?.

Therese D.

Adaptación de la novela homónima de François Mauriac (publicada en 1927). Se centra en Thérèse, una joven mujer libre de principios del siglo XX. Casada por obligación con Bernard Desqueyroux, insensible a los placeres de la carne, insatisfecha en el plano intelectual y, en general, aburrida de esperar, Thérèse, en un arrebato absurdo y desesperado...